nuestro sello

Cada albergue tiene su propio sello para el Pasaporte del Peregrino de sus huéspedes. El sello de beilari se ha inspirado en la concha. Revisitamos este símbolo queriendo plasmar gráficamente algunos valores importantes para nuestro refugio: la calidad de acogida, la apertura a los otros, la apertura al cielo, a las estrellas, así como la noción de unión, de comunión.

 

la concha
Para nosotros el Camino de Santiago es la fuente de inspiración. La mayoría de los huéspedes  son peregrinos. Hace siglos que la concha de Santiago es el símbolo del Camino de Santiago. Hay muchas leyendas sobre el origen de esta concha. Una de ellas trata de un caballero arrastrado por el mar y salvado por Jacobeo en el último momento. El caballero apareció vivo de las olas cubierto de conchas. 


el camino de las estrellas
En el Codex Calixtinus, el libro de peregrinos que data del siglo doce (> al lado), la Ruta Jacobea significa una reproducción terrestre de la Vía Láctea. Según el Codex Calixtinus Carlomagno vio en una noche ’’un camino de las estrellas. Este camino empezó en el Mar Friso y continuó a Galicia, donde yacía entonces el cuerpo de Jacobi Salvado pero nadie lo sabía.” Dicen que Jacobi mismo ha dado a Carlomagno la orden para liberar ’’mí peregrinación y mí país para que se pueda visitar mí iglesia y mí tumba’’. 
(Verdad sí o no, pero Carlomagno no ha llegado más lejos que Zaragoza de donde ha hecho su famosa vuelta por Roncesvalles).
 
La fe en sitios sagrados exista ya desde hace mucho tiempo y en todo el mundo. Así el Camino de Santiago sigue el camino viejo hacia el fin del mundo que los Celtas utilizaban. Ahí, detrás del horizonte el sol salió y empezó el reino de los muertos y del renacimiento. Según algunos los Celtas siguieron un viejo campo de estrellas que volvió al reino desaparecido de Atlantis.
En la Edad Media, muchos peregrinos cristianos, al llegar a Santiago, solían caminar hasta Fisterra. Hoy en día, muchos peregrinos han reanudado esta tradición.