Santiago


Santa Maria de Tera (en la Vía de la Plata): la imagen más antigua de Santiago como peregrino (siglo 11)


Santiago (El Mayor) era uno de los apóstoles de Jesús. El Codex Calixtinus nos cuenta que fue destinado a predicar a España. En sus últimos años, volvió a Jerusalén, donde murió como mártir. Supuestamente, su cuerpo fue enviado de nuevo a España, donde fue enterrado en el lugar que es conocido hoy como “Santiago de Compostela”. 

Se describe en el Codex cómo la tumba fue redescubierta en el siglo IX. Las noticias corrieron deprisa y Compostela se convirtió en uno de los lugares más importantes de peregrinación. Hasta entonces, la única tumba europea de un apóstol se encontraba en Roma.  
 
Durante la Reconquista a los musulmanes de la España de ahora, se le ha asignado un nuevo rol al apóstol amante de la paz, a saber, el caballero de la brillante armadura. Su nombre proviene de una batalla, su apodo es “Matamoros”. La conquista de Granada, en 1492, significa el final de la Reconquista. En ese mismo año, se descubrió América. Los “conquistadores” españoles continuaron sus batallas por el Nuevo Mundo en nombre de su fe y de Santiago. A varios pueblos y aldeas de América Central y Sudamérica se les ha puesto nombre por él.
 
Después de aquello, Santiago desapareció .... hasta que el General Franco lo nombró patrón de España durante la Guerra Civil.
 
Sin embargo el gran renacer del Camino de Santiago no se ha producido hasta los años 80. Por aquellos años, Franco ha muerto, España es una democracia y el Camino se ha convertido – literal y figuradamente – en un movimiento de miles de personas, que deciden hacer el camino por elección propia, pacíficamente y predispuestos a encontrarse con otras personas, sin distinción de raza, política o religión.